El verano, el sol y los más pequeños.

proteccionsolarnioplaya.jpg 

 

Ya ha llegado el verano y con él las vacaciones, los días largos, el calor, la salida a playas, piscinas, parques...pero, ¿protegemos la piel de nuestros hijos como es debido?

Como sabéis, las radiaciones ultravioletas no son inocuas y pueden ser perjudicales en diferentes medidas, desde un eritema (enrojecimiento), hasta una quemadura importante así como la génesis de cáncer de piel. Por eso es tan importante que protejamos nuestra piel desde bien pequeños.

Al hablar de protección, todos pensamos, en las cremas solares, pero, hay otras medidas que debemos tener en cuenta y debemos usar, sobre todo cuanto más pequeño sea el niño.

¿Qué es lo mejor para evitar los efectos perjudiciales del sol? No exponer a los niños de una forma directa. Pero, y ¿entonces?, ¿nos quedamos encerrados en casa? No, no es necesario y menos mal, con lo que apetece la piscinita o la playa en estos días de tanto calor y tanto tiempo libre.

Entonces, qué podemos hacer.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que no debemos exponer al sol de forma DIRECTA a niños menores de 3 años. Cuanto más pequeños, más sensible es su piel y más probabilidades tienen de sufrir los efectos adversos de la radiación ultravioleta.

Como vamos a salir a la calle, porque cualquiera se queda en casa metido todo el día con las fierecillas, lo que tenemos que hacer, y esto es para todos, es:

  • Buscar las sombras.
  • Utilizar ropa holgada y fresquita que cubra la mayor parte de cuerpo posible (no es necesario ir en manga larga y pantalones largos...)
  • Utilizar siempre gorra o sombreros de ala ancha. Y a ser posible que también cubran la nuca.
  • Evitar las horas en las que el sol está en su posición más vertical. Estas son de 12 a 16h, y en la medida de lo posible lo alargaremos, para prevenir, desde las 11h hasta las 17h.
  • Usar gafas de sol, desde bebés. Sus ojos son mucho más sensibles a las radiaciones, por lo que debemos protegerlos desdel el principio.
  • Usar cremas de protección solar. Bebés y niños usar FPS +50.
  • Mantener siempre una adecuada hidratación.

Hay en tiendas donde ya podemos encontrar bañadores y ropa con factor de protección solar. Esto nos va a dar un plus a la hora de proteger la piel de nuestros niños, pero, en realidad, cualquier ropa que les cubra, aunque no tenga factor de protección solar, les va a proteger.

Intentaremos que sean prendas oscuras, preferiblemente de nailon, poliester, lana o seda antes que de algodón o lino. Que tenga los menos espacios entre hilos posible y que sea poco elástica. En caso de ser prendas de algodón hay que tener en cuenta que mojadas pierden la protección, pero que con los lavados, aumenta.

Y a todo esto, en la ropa con protección solar, así como en las cremas, vemos siempre "FPS" o "FPU" acompañado de un número, pero, ¿sabéis que quiere decir?. Bien, pues "FPU" o "FPS" nos ndica el número de veces que se alarga el tiempo de exposición solar para que una persona alcance su DOSIS DE ERITEMA MÍNIMO (es decir, para ponerse rojo, antes de quemarse). Se calcula mediante la relación entre el tiempo en el que una persona alcanza la DEM sin protección y con ella. El factor de protección solar se refiere al factor de protección frente a la radiación ultravioleta B (UVB) que es la que causa el eritema y las quemaduras solares. Cuanto más alto es el FPS, más alta es la protección.

Vamos a hablar un poco de las cremas solares.

Seguramente ya sepáis que no se recomienda utilizarlas en bebés de menos de 6 meses ¿pero, por qué? Esto es porque las cremas solares que más facilmente encontramos y que más se venden, contienen filtros químicos, es decir, sustancias que penetran en la piel. ¿Qué ocurre? Que, como he comentado anteriormente, cuanto más pequeño es el niño, más sensible es su piel, por lo que estas cremas, con más probabilidad, les van a causar irritaciones y alergias. Así que, si solo tenemos una crema solar de filtro químico, es mejor no usarla y proteger al niño de otra manera (sombras, ropa, gorra...).

Otra cosa que debemos tener en cuenta con las cremas solares, es que, a no ser que lo especifique, las cremas infantiles no se pueden usar en MENORES DE 3 AÑOS. 

Por todo esto, tenemos otra opción, que son las cremas solares de filtro físico. Estas cremas protegen del sol creando una pantalla en la piel que hace que se refleje la radiación ultravioleta. No penetran en la piel, por lo que son más seguras en los niños. Igualmente, limitaremos su uso únicamente a las zonas que no podamos cubrir (brazos, cara,...). 

A continuación os voy a poner un cuadro con las diferencias entre los filtros, a modo general, sin meterme mucho en composiciones, para que tengáis la información:

cuadrofiltros.jpg

Otra cosa que se nos olvida con los pequeñajos, es el uso de las gafas de sol. De hecho, aun hay gente que piensa que son perjudiciales, y nada mas lejos. Tampoco es cuestión de estética, es que nuestros pequeños, deben usarlas desde los 0 meses, porque:

  • Sus ojos más sensibles a las radiaciones UV.

  • El cristalino de los bebés, que ejerce de filtro, aún no se ha desarrollado por completo y, antes del primer año de vida, deja pasar el 90 por ciento de la radiación UVA y el 50 por ciento de la UVB, llegando directamente a la retina, lo cual puede provocar daños a corto y largo plazo.

  • Sin gafas pueden sufrir:

    • Quemaduras
    • Alteraciones de la córnea y retina
    • Lesiones degenerativas, cataratas y degeneración macular.

¿Cómo deben ser las gafas de sol?

  • La montura de materiales plásticos.
  • Mejor, probárselas antes de comprarlas.
  • Con terminales ajustables, varillas flexibles, o con goma para ajustar.
  • Cristal de policarbonato.
  • GAFAS HOMOLOGADAS.
  • Con sello de la CE, clase y categoría del filtro.
  • Con índice de protección 3 (cat. 3 ó 4)
  • Proteger luz visible, UVA y UVB.

Y además, lo guapos que están con ellas.

Para terminar, una cuestión que probablemente se os pasará por la cabeza, ¿qué pasa con la síntesis de vitamina D tan necesaria para el crecimiento de nuestros niños, entre otras cosas?

Pues, como podéis suponer, las cremas de protección solar BLOQUEAN la producción de Vitamina D, por lo que es necesaria una exposición al sol, SIN PROTECCIÓN,pero no de manera directa, de entre 20-30 min entre las 10h y las 17h. Un paseito antes o después de la playa, teniendo en cuenta que tras ser sintetizada en la piel tarda unas horas en ser absorbida, por lo que bañarse nada más terminar el paseo, dificultaría su absorción.

Sabiendo todo esto, nada nos impide proteger como es debido a los pequeños de la casa, así que, recordad, para disfurtar del verano de una forma saludable, cuidad la piel de vuestros hijos:

  • Buscando la sombra.
  • No exponer al sol de forma directa a menores de 3 años.
  • Evitando la franja horaria entre las 12h y las 16h.
  • Cubriendo con ropa.
  • Usando gorras o sombreros de ala ancha.
  • Utilizando un protector solar adecuado a la edad.
  • Usando gafas de sol adecuadas.
  • Manteniendo una adecuada hidratación.

Disfrutad mucho del verano, de la playa y del sol.